AFHSE  - Asociación de Fabricantes de Harinas y Sémolas de España
 

Zona Privada

Acceso al área privada de la web
Está viendo:

Comercio Exterior

Comercio exterior

La industria española de harina y sémola de trigo y otros cereales ha apostado claramente por la internacionalización, tal y como se aprecia de los datos de comercio exterior globales correspondientes a la última década. La balanza comercial se inclina claramente a favor de las exportaciones.

En el año 2019, último del que se tienen datos oficiales completos de Aduanas, el volumen total de exportaciones se ha situado en niveles de 226.000 toneladas de harina y sémola de cereales. 

En el cuadro que se muestra a continuación se aprecia una tendencia estable en el volumen de exportaciones a lo largo de los últimos diez años. Las fluctuaciones pueden deberse a que, con carácter general, los países en vías de desarrollo sustituyen importaciones de harina y sémola de la Unión Europea por compras de trigo blando y trigo duro.

 

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

2017

2018

2019

Exportaciones de Harina y Semola (toneladas)

106.304

212.621

199.731

213.191

192.102

179.974

181.309

217.714

214.124

225.725

 

2013

2014

2015

2016

2017

2018

2019

Exportaciones de Harina de Trigo (toneladas)

135.791

125.702

104.652

83.424

129.568

124.814

140.130

 

2013

2014

2015

2016

2017

2018

2019

Exportaciones de Semola (toneladas)

77.400

66.400

75.322

97.885

88.146

89.310

85.595

Harina

La mitad del trigo que consume la industria harinera española, aproximadamente, procede del extranjero, dado que España es un país con déficit estructural en producción de trigo blando.

Tal y como señalan los estudios sobre la Cadena de Valor Pan llevado a cabo por el Observatorio de Precios de MAPA, España es claramente un país importador de trigo blando. Al mismo tiempo, la harina que se produce con dicho cereal ha constituido tradicionalmente el principal producto exportable del sector, superando a las ventas al exterior de sémola.

A pesar del déficit estructural en trigo blando, la industria harinera española es tan competitiva que logra mantener su plaza como exportador de harina a pesar de la desventaja que supone su dependencia del exterior para el abastecimiento de su principal materia prima.

Las cifras muestran con claridad que la industria harinera es capaz de abastecer sobradamente no sólo a la demanda doméstica, sino atender también a parte de la demanda internacional.

Los principales mercados de exportación se encuentran en África Subsaharina y Oriente Medio, así como en países europeos próximos, como es el caso de Francia y Portugal.

Sémola

De igual manera que en el caso anterior, el volumen de exportaciones de sémola ha superado en los dós últimos años el nivel de las 80.000 toneladas, manteniendo un importante superávit comercial respecto a las importaciones.

Los principales mercados a los cuales España exporta sémola se encuentran en el norte de África, así como en África Subsaharina.  Asimismo, países como Italia, Francia y Portugal también se suministran regularmente desde España.